Hoy en día mantener una alimentación sana y equilibrada es uno de los principales retos que se plantean las personas. Los especialistas lanzan mensajes constantemente sobre lo importante que es mantener una alimentación basada en alimentos sanos y naturales. La dieta mediterránea tradicional incluso empieza a ser modificada para incorporar otros alimentos menos tradicionales, pero que han mostrado tener un gran poder sobre nuestra salud. Son los conocidos como los superalimentos.

En esta lucha constante sobre qué tomar para alimentarnos, el objetivo final es que nuestro consumo de vitaminas y minerales sea el adecuado y que beneficie al organismo.

Una de las vitaminas que tradicionalmente más ventajas aportan es la vitamina C. Pero, realmente ¿sabemos qué es y donde podemos encontrarla?

¿Qué es la vitamina C?

La vitamina C es un nutriente hidrosoluble que podemos encontrar en un número importante de alimentos. Es conocida como ácido ascórbico y tiene un efecto antioxidante en el organismo. Ya que protege las células de los radicales libres. Estos radicales pueden encontrarse en el ambiente. Aunque también proceden de los compuestos que el cuerpo genera cuando convierte los alimentos en energía.

Esta vitamina es muy importante para nuestra salud. Y es debido a que nuestro cuerpo la utiliza para producir colágeno, que es necesario para que nuestras heridas puedan cicatrizar. Otra propiedad de esta vitamina en la alimentación es su capacidad para mejorar la absorción de hierro en los alimentos vegetales. Su acción sobre el sistema inmunitario también es muy conocida.

¿Dónde podemos encontrar vitamina C?

Si conocemos la vitamina C y sus beneficios también es importante que sepamos donde podemos encontrar fácilmente esta vitamina en nuestra alimentación. De esta forma, podremos consumirla en las cantidades recomendadas.

Los principales alimentos que contienen vitamina C son:

  • Frutas de tipo cítrico. Las naranjas y pomelos son una fuente importante de esta vitamina. Tanto si consumimos la fruta entera como si tomamos su jugo.
  • El kiwi es otra fruta que es muy rica en esta vitamina. De igual forma, frutas como las fresas o el melón tienen una cantidad importante.
  • Otra de las grandes fuentes suministradoras de vitamina C son las verduras. Y dentro de éstas podemos destacar los pimientos rojos, el brócoli, los tomates o las patatas al horno.

En la mayoría de los casos se trata de frutas que se consumen crudas. Ya que es posible que al cocinar los alimentos con vitamina C se pierdan parte de sus propiedades. Por ello, es recomendable que estos alimentos se consuman de forma adecuada y no se almacenen por mucho tiempo. Algunos alimentos ricos en esta vitamina pueden perder parte de sus propiedades si se cocinan, por ello es preferible que se cocinen al vapor o al horno.

En algunos casos existen también suplementos vitamínicos que suelen incorporar la vitamina C como ayuda para dietas bajas en la misma. Son complementos que pueden encontrarse en supermercados o en farmacias. Es importante que mantengamos un nivel de consumo de esta vitamina adecuada con independencia de donde la obtengamos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *