Aunque pueda parecer lo contrario, actualmente disponemos de muchas alternativas a la hora de elegir meriendas saludables para niños. Y es que, lejos de decantarse por alimentos procesados o bollería industrial, tenemos a nuestra disposición un amplio abanico de alternativas nutritivas y sabrosas.

¿Qué deben aportar estas meriendas para niños?

En esencia, cuando nos preguntamos cómo tiene que ser la merienda de los más pequeños de la casa, la respuesta no puede ser más sencilla. Debe ser un alimento que aporte los tres macronutrientes principales (hidratos de carbono, grasas y proteínas) así como micronutrientes como pueden ser vitaminas y minerales. Si además, somos capaces de introducir algo de fibra, tendremos una merienda enormemente sana.

3 meriendas saludables para niños muy sencillas de hacer

A continuación vamos a hablar de tres posibles alternativas que cumplen con lo que hemos comentado hace tan solo unos instantes.

Macedonia de frutas con yogur y miel

Pocas cosas puede haber más nutritivas y saciantes como la fruta. Para ello nada mejor que incluir algunos pedazos de manzana, melón, plátano y pera en un cuenco. Esto será la base de la merienda.

Si a ese cuenco le incluimos una cucharada de miel y un yogurt griego, por ejemplo, tendremos todo lo necesario para que la niña o el niño recarguen una buena dosis de energía. La fruta siempre mejor en porciones y no en zumo, porque de este modo no se pierde fibra o vitaminas.

Tortitas de avena

No hay duda de que las tortitas siempre son muy atractivas para los niños pequeños. Su aspecto es muy impactante y puede ser una buena manera de que no se salten la merienda. Sin embargo, no vamos a hacer tortitas al uso. Vamos a mezclar un huevo, 30 gramos de avena y 100 ml de leche. Bastará con mezclarlo todo y calentarlo con una sartén hasta que quede una tortita esponjosa.

Esta tortita, es perfecta para poder untarla algún tipo de crema, por ejemplo, de cacahuete. Como se puede ver, esta es una merienda que tiene proteínas y grasas de muy alta calidad con la presencia del huevo y una buena cantidad de hidratos de carbono a través de la avena.

Yogur griego con frutos secos

Esta tercera alternativa es muy sencilla de elaborar y muy completa desde el punto de vista nutritivo. El yogur griego contiene una buena cantidad de proteínas proveniente de la leche. Asimismo los frutos secos aportan grasas de muy alta calidad así como hidratos de carbono necesarios para tener energía.

En este caso se cuenta con la ventaja de que los frutos secos pueden ser aquellos que más les gusten a las niñas o a los niños. Pistachos, almendras, nueces, cacahuetes o anacardos.

Como se ha podido comprobar no es necesario recurrir a la bollería industrial. No es necesario depender de alimentos procesados para llevar a cabo una buena alimentación. Y lo mejor de todo es que son meriendas saludables para niños baratas y muy sencillas de preparar. ¡Los más pequeños de la casa se chuparán los dedos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *