Hoy en día es frecuente ver como en los medios de comunicación y las redes sociales multitud de particulares y profesionales nos brindan sus experiencias y diferentes métodos para llevar a cabo una alimentación rica en unos determinados nutrientes. Capaces de proporcionarnos los resultados que deseamos conseguir.

Pero no es sencillo, no todo funciona. Ni todos los expertos son realmente conocedores de lo que necesitamos realmente. Sin embargo, hoy vamos a hablarte de una de las dietas más conocidas en todo el planeta: la dieta paleo.

Su principal composición se basa en la aplicación de un plan dietético basado en alimentos similares a los que se podrían haber consumido durante la era paleolítica. Era que data de aproximadamente 10 mil a 2,8 millones de años atrás.

Rasgos de la dieta paleo

La dieta paleo generalmente incluye carnes magras, pescado, frutas, verduras, nueces y semillas. Alimentos que en el pasado podían obtenerse cazando y recolectando. Otros nombres para la dieta paleo incluyen dieta paleolítica, dieta de la edad de piedra, dieta de cazadores-recolectores y dieta del cavernícola.

Una dieta paleo limita los alimentos que se volvieron comunes cuando la agricultura surgió hace unos 10 mil años. Estos alimentos incluyen productos lácteos, legumbres y granos. Obviamente, todos ellos son fuente natural y deberían contener la mínima influencia humana y tecnología con la que hoy se procesa todo lo que consumimos.

¿Por qué la dieta paleo?

El objetivo de la dieta paleo es volver a una forma de alimentarse que se parezca más a lo que comían los primeros humanos. El razonamiento de la dieta consiste en que el cuerpo humano no está genéticamente relacionado con la dieta moderna. Que surgió con las prácticas agrícolas. Una idea conocida como la hipótesis de la discordancia.

La agricultura cambió lo que las personas comían y estableció lácteos, granos y legumbres como alimentos básicos en la dieta humana. Este cambio relativamente tardío y rápido en la dieta, de acuerdo con la hipótesis, superó la capacidad del cuerpo para adaptarse. Se cree que este desajuste es un factor que contribuye a la prevalencia de la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardíacas en la actualidad.

La principal diferencia entre la dieta paleo y otras dietas saludables es la ausencia de cereales integrales y legumbres. Consideradas fuentes de fibra, vitaminas y otros nutrientes. También están ausentes de la dieta los productos lácteos, que son fuentes de proteínas y calcio.

Beneficios de la dieta paleo

La dieta paleo es rica en verduras, frutas y nueces, todos elementos de una dieta sana. Estos alimentos no solo se consideran saludables, sino que también son más accesibles que los alimentos silvestres y los animales alimentados con pasto orgánico y las nueces.

La dieta paleo puede ayudar a perder peso o mantenerlo estable. También puede tener otros efectos beneficiosos para la salud. Pero no hay estudios clínicos a largo plazo sobre los beneficios y riesgos potenciales de la dieta, pero tiempo al tiempo. Por lo tanto, las personas que deciden seguir la dieta paleo lo hacen bajo su propio riesgo o bajo la dirección de algún nutricionista profesional. Sin que tenga resultados asegurados como normalmente suele suceder.

 

1 Comentario

Mario · 15 marzo, 2018 a las 17:28

Cada vez comemos peor, la comida está completamente adulterada y aparecen numerosas enfermedades al respecto. No conocía la dieta paleo pero me parece una buena alternativa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *