Las cenas suelen ser una ingesta discutida cuando charlamos de dietas para perder peso. Quién no ha escuchado alguna vez que se deben eludir los hidratos de carbono en la cena, que la opción mejor es tomar solo una fruta con un yogur o bien que hay determinados alimentos que es mejor no tomar por el hecho de que favorecen la retención de líquidos. O, tal vez, has experimentado que al llegar la hora de la cena estás muerto de apetito y acabas picoteando cualquier comestible antes de la cena o mientras que la prepara.

De qué manera ha de ser una cena saludable y ligera
Existen muchos mitos cerca de las cenas en los regímenes para perder peso. Vamos a darte unos consejos de cenas saludables y ligeras

Evita llegar a la cena con apetito. Para ello, es importante que comas algo a la hora de merendar. Algunas opciones saludables que puedes tomar a media tarde pueden ser una pieza de fruta que te saciará merced al aporte de fibra o un yogur sin azúcar con frutos secos.

Incluye una buena ración de verduras. Además de vitaminas y minerales, las verduras y hortalizas, por su aporte de fibra, te van a ayudar a mantenerte saciado por más tiempo. Son comestibles con baja densidad calorífica, de forma que son perfectas para una cena ligera.

No elimines los hidratos de carbono. Un elevado porcentaje de personas considera que los hidratos de carbono se deben limitar a la hora de cenar si tu objetivo es bajar de peso. Si comes una cantidad de hidratos de carbono acorde con tus necesidades fisiológicas, no hay justificación para que no los incluyas en tus cenas. Con lo que, asegúrate que en tu plato hay algún comestible que te aporte los hidratos de carbono como los cereales integrales, las legumbres o los tubérculos.

Elige proteínas de calidad para una cena saludable y ligera.

Evita cenas incompletas. Como hemos dicho, una cena equilibrada y saludable debe continuar la idea del plato, incorporando una parte de verduras y hortalizas, una de hidratos de carbono y otra de proteínas de calidad. Por este motivo, es importante que te distancies de hábitos como cenar únicamente una pieza de fruta o bien un yogur con ciertos cereales. En estos casos, lo que hacemos es mover nutrientes que sí que deben estar presentes en nuestra dieta. Entonces, posiblemente más tarde, aparezcan nuevamente las ganas de comer o bien nos despertemos con más apetito.

Si os apetece algo dulce, podéis añadir la fruta como ingrediente de vuestros platos como, por ejemplo, en una ensalada o bien en una crema de verduras.

No olvides el postre. Podéis tomar un yogur natural sin azúcar y agregar un tanto de fruta, Aportará dulzor y fibra, va a aumentar la sensación de saciedad. 

Una cena ligera y saludable para día a día de la semana
Para que pongáis en práctica los consejos que os hemos dados, vamos a proponeros una idea de cena ligera y saludable para día a día de la semana:

Lunes:
Ensalada de quinoa, pollo hervido desmigajado salpimentado, canónigos, pera, tomates cherry y rodajas de rábanos.

Martes:
Ensalada templada de mezclum de lechugas, calabaza al horno con condimentas curry, tomate desecado y cebolla morada.

Tortilla de calabacín acompañada de un tanto de pan integral.

Miércoles:
Crema de apio, manzana, cebolla y patata.

Dorada al microondas con limón y pimienta.

Jueves:
Salteado de verduras (pimiento verde, pimiento colorado, cebolla y berenjena) y pechuga de pollo con cous cous.

Viernes:
Sopa de verduras (zanahoria, cebolla y calabacín) con arroz integral y huevo cocido.

Sábado:
Ensalada de rúcula, berenjena a la plancha o al horno, rodajas de tomate, queso fresco, salmón ahumado y albaca fresca.

Domingo:
Brochetas de verduras a la plancha: champiñones, calabacín, berenjena, tomates cherry.

Merluza al horno sobre una cama de patatas y cebolla con pimentón dulce.

 
Autor: Dietas en Salud
Categorías: Dietas para personas mayores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *