Niño comiendo un plato de espaguetis

Te proponemos esta guía para elaborar cenas para niños con sobrepeso que sean saludables a la par que deliciosas según su edad

Niño comiendo un plato de espaguetis

Podemos pensar que es complicado hacer cenas para niños con sobrepeso, ya que cuando llega el final del día hacer la cena se nos puede hacer muy cuesta arriba principalmente por el cansancio.

Debido a esto, solemos recurrir a menudo a platos precocinados o instantáneos que sean rápidos y no conlleven mucha elaboración. Además, si no hemos comido bien a lo largo del día, podemos consumir cantidades más grandes de las necesarias.

Sin embargo, estos son los principales errores que debemos solucionar para poder llevar una alimentación saludable.

 

Ingredientes estrella de las cenas para niños con sobrepeso

El primer paso consiste en hacernos con una despensa de los principales ingredientes para poder elaborar cenas para niños con sobrepeso, ya que deben reducir en la medida de posible menos alimentos, bebidas y refrigerios altos en grasa, azúcar y sal.

Lo primero que debemos añadir a su alimentación es:

  • Frutas y verduras
  • Granos enteros como arroz integral y copos de avena
  • Carnes bajas en grasa, como pollo y otras aves
  • Más pescado que carne, de cualquier tipo y marisco
  • Legumbres de todo tipo, guisantes, y productos de soja si es posible
  • Huevos, en vez de carne con mucha grasa
  • Lácteos sin grasa o bajos en grasa en lugar de leche entera, nata…

 

Cenas para niños con sobrepeso

Para pequeños de tres a doce años en el momento de cenar es esencial tomar comestibles más ricos en proteínas y grasas, y menos hidratos de carbono por su alto valor energético. Las cenas para niños con sobrepeso no deben tratarse de comestibles precocinados, bocadillos, dulces y picoteos.

La cena debe ser más ligera que el almuerzo, en tanto que el gasto energético va a ser inferior. Y, como regla principal, va a haber que eludir que los pequeños coman delante de la televisión para no alargar innecesariamente la ingesta.

  • Primer plato: puré de verduras al que podemos añadirle leche, quesitos, aceite de oliva o clara de huevo, por ejemplo. Los alimentos calientes nos hacen relajarnos y favorecen la digestión.
  • Segundo plato: el pescado es la mejor opción. Son proteínas fáciles de digerir y además contienen grasas omega3. Evita los empanados y los fritos.
  • Postre: yogur o una pieza de fruta. Nada de productos azucarados y procesados.

Las cenas para niños con obesidad de doce a dieciocho años deberán tener la cantidad adecuada dependiendo del sexo y su actividad física diaria. Una alimentación saludable es clave para evitar enfermedades como la obesidad o la anorexia, ya que son en estas edades cuando los menores son más vulnerables emocionalmente.

Los expertos del IMEO sugieren a los padres inculcar en sus hijos el gusto por la comida y su preparación saludable para despertar su interés por un estilo de vida apropiado.

Deberemos esforzarnos más al elaborar cenas para niños con sobrepeso para que éstas sean más sabrosas, pues estarán compitiendo contra opciones como pizzas, platos preparados o comida rápida, todos ellos altos en grasas, azúcares e hidratos de carbono.

Hay que anteponer los carbohidratos más complejos como la pasta, el arroz integrales para la hora de la comida, y en la cena seguiremos priorizando alimentos menos calóricos, en forma de proteínas saludables y verduras.

Para elaborar las cenas para niños con sobrepeso es preferible que sean platos únicos con una combinación de verduras y proteínas. Por ejemplo, podéis preparar berenjenas rellenas de carne picada, ensaladas completas, pollo con verduras asadas o en brocheta, atún con pimientos rojos…

Como postre, al igual que en el anterior, se dará prioridad a lácteos o frutas enteras. Se debe a que aportan minerales y vitaminas, además de triptófano que ayuda a conciliar el sueño.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *