El coco es uno de los alimentos que debería figurar en todas y cada una los regímenes y planes de comida, tanto por sus beneficios nutricionales como por sus prácticamente inexistentes contraindicaciones.

Inconfundible en sabor y aroma, el coco es uno de los frutos más cultivados y consumidos del planeta, y asimismo, uno de los más nutritivos, beneficiosos y saludables.
Los beneficios nutricionales del coco crudo dependerán  de cómo lo consumas, ya que es posible comerlo crudo, o, seco o bien deshidratado. Lo que sí está claro es que este fruto es recomendable para niños, ancianos, lactantes, mujeres embarazadas y adultos por norma general. Controlando las proporciones, puede ser el responsable de un cambio saludable.

¿Coco crudo o bien coco desecado?
Existen múltiples formas de aprovechar las ventajas del coco. Puedes comer el coco crudo, tierno, verde, donde su “carne” tiene una consistencia suave y el agua es el primordial protagonista, o, decantarte por el coco desecado, que es el resultado de que el fruto esté maduro y seco, habiendo retirado el agua y conservándolo en un recipiente a buen resguardo en el frigorífico.

Si bien de ambas maneras puedes comer el coco y percibir todos sus beneficios, aun sin riesgos ni contraindicaciones, hay diferencias entre uno y otro, sobre todo en lo que a la concentración de minerales y fibra se refiere, favoreciendo al coco deshidratado.

Del coco deshidratado, también, conseguirás la leche de coco, la manteca, el agua en su mejor estado, harina apta para celíacos o el aceite de coco, con lo que ofrece mayores posibilidades.

Un alimento en toda regla
El coco puede ser considerado un snack saludable, puesto que por su constitución de fibra y agua, brinda saciedad durante un tiempo prolongado, de forma que se usa como uno de los alimentos para adelgazar.

Sin embargo, el coco es un alimento con mucho potencial calórico, siendo uno de los frutos que mayor energía aportan al organismo. De esta forma, el coco seco o deshidratado tiene cerca de 350 calorías por cada 100 gramos, por lo que su utilización en cualquier receta deja tener un alimento con gran aporte en vitaminas C, B y Y también, minerales como el fósforo o bien el hierro, en cantidades decentes y que permitirán complementar cualquier dieta.

Un organismo funcionando apropiadamente
El coco se emplea para corregir inconvenientes estomacales y asimismo para desintoxicar. Tradicionalmente, la leche de coco es usada para personas que precisan desintoxicar el hígado, los riñones e inclusive los pulmones, cuando se acompaña de un jugo rico en vitamina C.

También se emplea la leche de coco, el agua y la pulpa misma para personas que tienen problemas digestibles distintos, desde diarrea o vómitos, hasta indigestión o bien problemas de colon.

Hidratación definitiva
El agua de coco es una de las bebidas isotónicas más interesantes que existen, primero por el hecho de ser económico y de venir incluido en la fruta; y segundo, por no tener ninguna contraindicación, siendo una combinación de agua con muchos minerales y un alto valor energético.
En cuanto a los beneficios nutricionales del coco crudo el  agua de coco es  recomendada para personas que requieran de una hidratación mayor, como los que urgen recobrarse de una resaca o que tengan una estricta dieta líquida por haber tenido una cirugía reciente, se complementa con el aceite de coco -extraído del coco deshidratado-, cuyos aportes hidratantes se suelen hallar en cosméticos, pero asimismo en su utilización a solas, como bálsamo hidratante para la piel. 

Un fruto completo y seguro
La OMS sugiere el consumo del coco en sus presentaciones y para todos y cada uno de los ámbitos de la población, no existiendo inconvenientes asociados a su consumo, ni peligros por una dieta sostenida con el coco como complemento principal y los beneficios nutricionales del coco crudo

Calórico, con bajo contenido de azúcar, con vitamina C y muchos minerales, cinc, fibra, cantidades irrelevantes de grasa natural -el aceite de coco tiene muy poco nivel de grasas “no saludables”-, potasio, hierro o bien magnesio, son ciertos aportes nutricionales con los que el coco se posiciona como uno de los frutos más completos.

 
Autor: Dietas en Salud
Categorías: Dietas para personas mayores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *